Astrología

El influjo de la Luna nueva del 4 de noviembre de 2021

Escrito por Dolores

Luna Nueva del 4 de noviembre de 2021

La Luna Nueva del 4 de noviembre es energética, incluso desbordante. Será necesario calmar las reacciones de fragilidad que surgirán en ambas partes: posturas negativas, hartazgo, en definitiva una forma de inversión de la situación que las personas que no están preparadas no pueden afrontar. Incrustada en el signo de Escorpio como una gema en su suelo, la Luna Nueva, unida al planeta Marte, activa las energías telúricas que vienen de las profundidades. Mercurio salva el día, in extremis, limitándose a los últimos grados del signo de Libra. Esta posición es beneficiosa para los intercambios y las negociaciones en un contexto difícil. Habrá mucha agitación en torno a una situación inerte pero tensa, un viento de rebelión contenido por los intentos diplomáticos y la promesa de un mañana mejor soplarán sobre nuestra sociedad.

El juguetón signo de Escorpio representa la muerte y la sexualidad, y es el signo de los instintos atávicos que pueden hacer replantear lo básico. En efecto, las irrefrenables necesidades vitales forman parte de la esfera del signo, pero no son las únicas: hay aquí una poderosa dimensión que lleva al ser a superarse a sí mismo y a acceder a conocimientos ocultos. Esto hace que el nativo de Escorpio sea una persona a menudo dotada de una poderosa inteligencia, tanto intuitiva como lógica. Las fuerzas del signo son, pues, formidables, vienen de las profundidades y son difíciles de controlar.
Dedicado a Plutón, Escorpio trae el misterio, el secreto, pero también la regeneración, la mutación, la transformación, representa los poderes ocultos, los hombres de poder y lo que no puede ser contenido: así, el contexto que se desarrolla desde hace meses está en el dominio plutoniano sometido a frecuentes cuestionamientos, a la reconstrucción impuesta, a lo invisible. Neptuno en la 9ª casa refuerza los ideales, lo ajeno, la cuestión del extranjero sigue surgiendo, sobre todo en lo que se refiere a la investigación, la ocultación de información, la violencia y los medios tortuosos. Se necesitará mucho discernimiento y flexibilidad para moverse entre las contingencias materiales ligadas al contexto social y las obligaciones impuestas por ello.

La conjunción del Sol y la Luna en la 4ª casa marca todo lo relacionado con el hogar, con el interior, con el lugar donde uno se siente protegido. Por extensión, se trata de lo que ocurre en casa, en el país también: intrusiones, preguntas candentes. También es el sector del principio y el final de las cosas. Los planetas de este sector, en paralelo y en aspecto con la Luna Nueva, enfatizan la necesidad de restringir o legislar la acción, la comunicación y el movimiento. Las propuestas que ya no son relevantes deben ser revisadas una y otra vez. Esta Luna Nueva hace que los acontecimientos y las decisiones entren en un bucle. Neptuno, desde Piscis, será una fuerte influencia, iluminando al Sol y a la Luna con su poderosa luz acuática. La intuición y la inspiración serán las únicas herramientas válidas para afrontar las situaciones espinosas.

Lo mismo ocurrirá con los temas individuales, dependiendo de la fuerza de Neptuno en la carta natal de cada uno, la persona podrá ver con claridad o verse sorprendida por situaciones imprevisibles o medio manejables. Los signos fijos (Acuario, Tauro, Leo y Escorpio) evitan el agarre neptuniano y se benefician del empuje de Júpiter en Acuario, esta influencia multiplica por diez su suerte o su confianza.

El impulso les ayuda a veces a apostar a lo grande y recoger los beneficios, o a atreverse a imponerse en una situación determinada. Acuario en particular se dará la vuelta y abandonará todo lo que le parezca anticuado, bajo esta conjunción cambiará de trabajo, de pareja o.… de look. Tauro y Leo se toman su tiempo para evaluar el contexto de las cosas y el nativo de Escorpio avanza sin mirar atrás. Los signos mutables (Piscis, Géminis, Virgo y Sagitario) están totalmente condicionados a los aspectos neptunianos. Las elecciones o la libertad de elección, parecen estar sujetas a veleidades a veces inquietantes, incluso desestabilizadoras. Los nativos de Sagitario son plenamente conscientes del impacto de un acontecimiento o evento que tuvo lugar en verano. De repente, son plenamente conscientes de sus responsabilidades y, de hecho, tienen muchas cualidades y bazas que jugar para hacer frente a ellas. Una historia que se acaba o que sigue en marcha plantea un verdadero dilema a los virgoanos.

Tienes que seguir adelante o dar el siguiente paso. Géminis, que huye de la rutina como de la peste, prefiere un cambio de escenario o de proyecto. Ya es hora de asumir un nuevo reto. Los nativos de Piscis evaluarán sus posibilidades de evitar trampas o molestias. Los aspectos les sirven generosamente: el éxito, la intuición, la ventaja, ¡todo es bueno! Los signos cardinales (Aries, Cáncer, Libra, Capricornio) nunca ceden y nada puede hacerles cambiar de opinión. Los nativos de Aries juegan todas sus cartas, pero no tienen necesariamente la ventaja, por lo que es mejor pasar. La cuota de fortuna en buena posición y la luna nueva en Escorpio sirven a los nativos de Cáncer.

Bajo esta conjunción, puede manifestarse un golpe de pura suerte o una propuesta excepcional. Esto es especialmente cierto si la Luna está en Cáncer en su carta natal. La terquedad de los nativos de Libra es contraproducente. El amigo Escorpio o Sagitario será de buen consejo. Los Capricornio van al grano. Todo lo que ya no se ajusta a una determinada imagen o se vuelve superfluo se tira: ¡los adeptos a un estilo refinado, adoptan una nueva forma de vida! La Luna Nueva de noviembre parece estar blindada, como si Escorpio llevara una armadura. Se trata de defender su territorio y su vida a costa de su propia muerte. Esta contradicción bien podría reflejarse en nuestra sociedad, ¡esperemos que el sentido común nos ilumine!

Luna Nueva del 6 de octubre de 2021

Reunidos en el Medio Cielo en el signo de Libra, la Luna y el Sol acompañados por Marte y Mercurio, inauguran este mes de octubre de 2021. Apoyada por los aspectos que actúan desde el signo de Acuario, la Luna Nueva del 6 de octubre nos ofrece un nuevo ciclo que puede resultar bastante resistente al cambio. Mientras que la caída del Sol exige un mayor realismo y el exilio de Marte limita la libertad de acción, el planeta Mercurio, en cambio, garantiza los métodos diplomáticos y la búsqueda de consenso.

Sin embargo, la cuadratura de Plutón con la Luna Nueva sigue subrayando, por desgracia, la dificultad para salir de la crisis creada, así como la duda persistente sobre el curso de acción a seguir. La cuadratura de Marte con Plutón permanece sensible en el signo pacifista de Libra, el planeta será sin duda responsable de numerosos juicios y de la auto exterminación de los partidos políticos (asuntos, acusaciones...). Así, la autoridad puede dividirse, parece que las Naciones Unidas (ONU), regidas por Urano, seguirán en primera línea a través de la salud y la naturaleza.
Por otro lado, Saturno y Júpiter presentes en el signo de Acuario y formando un trígono con los planetas en Libra, exhortan, en este caso, a una mayor inversión en recursos humanos frente a las dificultades para mantener los recursos materiales. Así que seguramente veremos aún más llamamientos a la mutualización, a "tender la mano" y a una reflexión global sobre la gestión de los recursos naturales. Las tensiones y las guerras por el reparto del agua o la tierra tendrán que ser resueltas por el derecho internacional. La situación en el Medio Cielo de la Luna Nueva es un foco de cuestionamiento social, especialmente en los países bajo la influencia del signo de Libra, incluida Francia.

Se destaca el poder político, el Estado, su autoridad, el crédito concedido, todo lo que resulta decisivo. Será necesario entonces contar con el tiempo y la buena voluntad (Saturno/Júpiter en Acuario) para estabilizar las posiciones tanto desde el punto de vista económico como político. De hecho, los senadores, los diputados, los dignatarios y el poder judicial también están bajo la influencia de Júpiter, así como los asuntos exteriores y la diplomacia. Asimismo, Saturno controla la alta administración y la organización de la sociedad. Además, Urano en la casa 5, en el quincuncio de la Luna Nueva y en el trígono de Plutón, renueva los modos de funcionamiento. La educación, las universidades, la cultura, los deportes y las generaciones jóvenes en general están preocupados por este aspecto.

¿Qué se puede esperar a nivel individual? Los signos de aire (Géminis, Libra y Acuario) consolidan sus ganancias. Géminis se expresará plenamente en su campo favorito: la negociación. La poca resistencia a la que se enfrentan les deja libertad para hacerlo. Los nativos de Libra concentran todas las energías cósmicas, lo que les permite abordar las situaciones desde todos los ángulos. Tras el análisis, sientan las bases para un nuevo comienzo o un nuevo proyecto. En cuanto a los Acuario, aunque puedan sentirse frenados en su progreso, o que las cosas no parecen ir lo suficientemente rápido, trabajan en profundidad para el futuro.

Los signos de agua (Cáncer, Escorpio y Piscis) superan el umbral de la simple percepción y desarrollan una sorprendente capacidad de anticipación. ¡Esta facultad les sitúa en el Top 3 de los signos más afortunados! Los cancerianos brillan por su talento para la comunicación o su fuerza de propuesta, los que tienen compromisos políticos ven cómo una situación se vuelve a su favor. Los escorpios apuestan por el terciopelo: cuando se lanzan los dados, recuperan su apuesta cien veces. En cuanto a los nativos de Piscis, trabajarán duro para alcanzar sus objetivos más descabellados. Esta vez jugarán, pero ganarán.

Los signos de Fuego (Leo, Sagitario y Aries) moderan sus ambiciones y creen en su estrella de la suerte. Es cierto que la Parte de la Fortuna en Sagitario autoriza todas las esperanzas. Los nativos de Leo están completando un periodo de transición.

El nuevo ciclo en el que están entrando les pone a tono: un nuevo hogar, un nuevo trabajo, el empuje de Urano en Tauro les sacudirá un poco, pero les dará energía. Es un impulso benéfico que anima a los sagitarianos a buscar algo concreto y sólido: construir para que dure es ahora esencial. En cuanto a los nativos de Aries, la presencia de Marte en el corazón de la Luna Nueva sólo les da la vergüenza de elegir, aprovechan cualquier oportunidad para crear o defender sus elecciones. Además, la coloración Libra que adquiere su planeta los hace elegantes y seductores.

Los signos de tierra (Virgo, Capricornio y Tauro) se cuestionan mucho o se hacen muchas preguntas. La ventaja es que no esperan una respuesta. De hecho, prefieren avanzar primero y ver qué pasa después. A los Virgo les cuesta definir los contornos, Neptuno en Piscis los mantiene a distancia de ciertas situaciones, pero los aspectos de apoyo de Urano preservan su lucidez. La mala fe que muestra Capricornio puede atraer la ira de los que le rodean, especialmente de un cónyuge Escorpio o de un amigo Tauro. Como sólo hay suerte para el canalla, Saturno en Acuario da la vuelta a la situación y nuestro Capricornio se libra con honores. Finalmente, Tauro opta por una mayor circunspección y estabiliza áreas de la vida que parecían un poco peligrosas. Una cierta plenitud empieza a instalarse en sus vidas: observan y disfrutan del momento.

Esta Luna Nueva parece más comedida, más templada. ¿Dará el período la fuerza de la ley, natural o humana, que equilibra todas las cosas e ilumina el mundo con una luz obstinada? ¿Tendrá por fin el efecto de reducir la violencia y las situaciones de tensión que perturban a las sociedades? ¿Lo hará promoviendo la concordia y la objetividad lo mejor posible?

Luna Nueva del 7 de septiembre de 2021

Esta Luna Nueva de septiembre, aunque se encuentra en el signo de Tierra de Virgo, está ampliamente influenciada por el elemento Agua. El signo de Cáncer, que contiene el elemento de la Fortuna, es privilegiado por su posición ascendente pero también está sujeto al planeta Neptuno, cerca del clímax. A primera vista, Neptuno se opone un poco a la conjunción Sol/Luna, pero al final insufla ligereza y sutileza al aspecto que se fortalece bajo la influencia marciana. Un entorno dinámico, pero un poco fuera de lo común, se organiza dentro de un marco estable y preciso. Esta es la extrañeza de esta Luna Nueva que plantea algunos interrogantes: ¿cuál será el margen de negociación? ¿Hasta qué punto será posible actuar o dejarse llevar por el simple placer de disfrutar de todo, sin limitaciones? El signo de Virgo concentra toda una mitología ligada al eterno retorno de las cosas.

Así, en la astrología kármica, la posición de los nodos lunares o de la Luna en el signo de Virgo enfrenta al nativo a problemas de cristalización de acontecimientos pasados. Es necesario superar las supersticiones de vidas pasadas que obstaculizan la evolución en la vida presente. Es importante negarse a asumir demasiada responsabilidad por los demás, para evitar sacrificarse por una causa o causas que nunca se realizarán, renunciando así a alcanzar los verdaderos objetivos. Esta posición astral implica la activación de energías que permiten superar los obstáculos y mantenerse lúcido. La visión interior no debe ser oscurecida por un exceso de sensibilidad o de emociones desbordantes, es importante saber decir no y mantener la confianza en uno mismo y en la vida.

La Luna Nueva del 7 de septiembre te insta, pues, a salir de la niebla, del estancamiento. Te pide que evites a toda costa las prisas y los sueños que te debilitan hasta el punto de olvidar que hay que vivir en un plano concreto. Por ello, exige el desarrollo de un sistema de filtros capaz de ejercitar el espíritu crítico y desplegar una cierta lógica, que ponga en su sitio todos los discursos opacos. En este periodo todo será objeto de "descodificación", esta Luna Nueva representa una ayuda eficaz en el campo de la medicina y la curación, pues el fuerte sentimiento de compasión hacia la humanidad encuentra aquí un buen campo de expresión. Debe verse como un ideal elevado, difícil de alcanzar pero lleno de buena voluntad.

La Luna Nueva en Virgo no protege de las decepciones, ni de los reveses de las situaciones un poco complejas o difíciles de entender, pero apoya el desarrollo de una profunda comprensión de las necesidades de los demás. Sin ser débil, sigue siendo tierna, hay entonces una manera, gracias a los efectos de Saturno y Urano en conjunción, de estructurar de manera más fuerte, la esfera de las relaciones humanas. Los aspectos en juego permitirán a las personas con una mente clara presentarse y encontrar soluciones a situaciones ambiguas o delicadas. El "aquí y ahora" cobrará mucha importancia y ciertas cuestiones se relativizarán ante las prioridades ineludibles. Para un buen número de nativos, se tratará de encontrar su equilibrio y su punto de apoyo para desplegar un trampolín sobre el que repuntar.

Para los signos mutables (Virgo, Piscis, Géminis y Sagitario), es el momento de pasar a la acción. Los nativos de Virgo en particular, que, bajo la influencia de Marte, pueden contar con un impulso de energía o con propuestas impulsivas pero fiables. De hecho, el apoyo de Plutón les da la suficiente "holgura" para hacer una transición o un comienzo más sólido. Otros sienten el cambio de viento y siguen sus instintos. Para los Sagitarios, esto significa aceptar integrar lo nuevo y para Géminis y Piscis consolidar sus logros.


Los signos fijos (Leo, Acuario, Tauro y Escorpio) se embarcan en una profunda renovación. Los nativos de Leo inician un nuevo ciclo: mudanza, nuevo trabajo, fin de una historia o comienzo de otra, cambio familiar, en fin, pasan a "otra cosa" y eso les satisface. Los acuarianos aceptan un compromiso que no esperaban realmente pero no rechazan la oportunidad, les permite esperar que la suerte se ponga a su favor. Tauro es un poco forzado y se niega a afrontar la verdad. Hará falta mucha diplomacia por parte de quienes les rodean para hacerles ver la realidad. Su amigo Libra hace milagros en este sentido. Por último, los nativos de Escorpio, que están volviendo a ponerse en pie tranquilamente y se instalan en la recta final de un proyecto a largo plazo: los estudios, el matrimonio o la familia, un proyecto vinculado a la financiación, se trata de alcanzar la madurez bajo esta Luna Nueva.

Los signos cardinales (Cáncer, Capricornio, Libra y Aries) apuestan por relaciones ligeras y eficaces. Ya sea a nivel privado o profesional, su futuro puede decidirse en el primer encuentro. Los nativos de Cáncer, en particular, tendrán todas las cartas en la mano para demostrar su competencia, sea cual sea. La Luna Nueva en Virgo refuerza la capacidad de análisis de Capricornio, permitiéndole salvar una situación personal o colectiva. Los Libra aprenden una lección a su costa y se cuidan de no repetir el mismo error. Su vida amorosa es especialmente valorada. En cuanto a los nativos de Aries, se niegan a ceder a una petición que consideran un capricho. El futuro les dará la razón.

La Luna Nueva de septiembre les anima a ir más allá de las nubes para encontrar la luz, también les anima a apoyar sin ser dependientes, a ser objetivos sin ilusión y a tomar conciencia de sus debilidades para desarrollar una verdadera fuerza. También simboliza la disciplina, el bienestar, el cuidado de uno mismo y de los demás, pero también la medida y el detalle. Se tratará de proyectarse en el futuro sin evadir el presente porque el significado de la Luna en Virgo está íntimamente ligado al Dios Mercurio: Apolo le enseñó el arte de predecir el futuro.

Luna nueva 8 de agosto 2021

Nacida bajo el signo de Leo, la Luna Nueva del 8 de agosto tiene un aspecto fuertemente cronometrado debido a la naturaleza fija del signo. Esto es de agradecer porque los sucesivos acontecimientos alteran el orden de las cosas. Sorpresas, citas inesperadas, noticias contradictorias, son la suerte de la situación económica. Signo de poder y de fuerza, Leo simboliza la divinidad solar. Confiere a su nativo cualidades de generosidad y de grandeza de espíritu, pero también le hace ser orgulloso en su comportamiento en el sentido de que nada de lo que haga o piense debe rebajarle o rebajarse.

Idealista, a veces ingenuo, puede ser engañado por personas sin escrúpulos que quieren obtener sus favores. Dado que funciona con bastante libertad "a golpe de talonario" (¿?), a veces cae en malas trampas. Además, su gusto por la fiesta, los placeres, el amor, crea a su alrededor un ambiente a veces incierto o fluctuante, que le gusta centrar en torno a su persona. A menudo confiado, expresa su opinión con fuerza y convicción. Por último, Leo es un artista, posee múltiples dones y puede atraer amistades, o enemistades, ¡tan poderosas como variadas!

La Luna Nueva de agosto está, pues, coloreada por este telón de fondo rebosante, pero un tanto brillante. La educación, la cultura, la comedia son algunos de los atributos del signo, y hay que observar todas las esferas implicadas: en particular las del mundo del espectáculo, del ocio y de los niños. Las elecciones pueden resultar drásticas en los campos en cuestión, o pueden surgir polémicas que se expresen con bastante dureza: sin concesiones y con pasión. El León lleva sus batallas alto y claro, cuando se lanza nada le detiene realmente, salvo el reconocimiento de una opinión más inteligente o más relevante que la suya. Entonces acepta inclinarse ante la razón, sin rendir las armas. En este período de la Luna Nueva, los astros no pasan de largo y se da la mano a los que se apoyan en discursos sólidos y constructivos. En otras palabras, es mejor renunciar a los faroles (¿?) y olvidarse de sortear las dificultades: el retorno sería explosivo.

La franqueza y la lucidez son esenciales, sin medias tintas. El signo de Leo nos invita a entrar en contacto con la realidad, con la sociedad en su aspecto más básico y vital. Leo es la esencia misma de la vida: la que se manifiesta exteriormente, la que se da todas las facilidades para disfrutar de la felicidad de existir pero también para sublimar nuestra realidad. Los nodos de la Luna, expresados en el eje Géminis/Sagitario, subrayan la fuerte contradicción del comportamiento social con las restricciones impuestas. En efecto, los valores de los dos signos concentran los hábitos que empujan a mantener la autonomía y la libertad a cualquier precio. Las reservas de energía tomadas en este eje incitan a las personas a hacer demasiadas cosas al mismo tiempo. Por lo tanto, es difícil en estos tiempos calmar el juego social para esperar que el mundo o las cosas evolucionen a su propio ritmo. Podemos ver grandes maniobras para evadir las múltiples demandas. Por desgracia, toda acción mal dirigida crea su contrario, y una obsesión demasiado grande por liberarse provoca el encierro. Habrá entonces que analizar cuidadosamente las ventajas e inconvenientes de aceptar, o rechazar, las propuestas, optar por la cooperación o abogar por la libertad individual.

¿Qué se puede esperar de los distintos signos? Géminis y Sagitario quieren encontrar una conexión, despliegan todas sus cualidades de comunicación y diplomacia para ponerlas al servicio de todos. Los nativos de Cáncer y Capricornio mejoran sus ingresos pero también se decantan por sus reflexiones intelectuales e incluso espirituales. Los intentos de evolución puestos en práctica desde hace algo más de un año no dejan de progresar.

Los nativos de Leo y Acuario se sienten apurados en sus hábitos pero logran poner en marcha respuestas adaptadas a las nuevas situaciones. Es más fácil para Leo que para Acuario, estos últimos se ven a veces obligados a renunciar a los objetivos que han perseguido durante algunos meses. Si permanecen lúcidos, el giro se negocia sin demasiados daños colaterales; es una ganancia de peso que les permite afirmarse.

Los Leo, por su parte, emprenden una reflexión que apuntala un proyecto de vida a corto o medio plazo; la necesidad de planificar y/o cambiar algo resuena con nuevas energías. Virgo y Piscis idealizan un amor para bien o para mal. Algunos pueden llegar a sentirse atrapados en un entorno emocional que no favorece su desarrollo.

Los nativos de Virgo, en particular, que carecen de idoneidad o dudan en defenderse. Los rayos de Neptuno procedentes de Piscis, sin embargo, sirven a sus intereses pero los perturban en sus decisiones. Piscis deja que las cosas se hagan o se deshagan. Libra y Aries piensan y deciden. Aries, bien apoyado por la Luna Nueva en Leo sigue sus intuiciones al pie de la letra, puede enfrentarse a alguien que se oponga fuertemente a sus deseos o se interponga en su camino.

Los nativos de Libra se dan tiempo para aprender o evolucionan pacientemente hacia sus objetivos. Por último, Escorpio y Tauro se identifican plenamente con sus planes de futuro. Los Escorpio ven ahora con mucha claridad y avanzan con confianza en su recta final. Nada puede perturbar sus logros ni lo que quieren hacer con ellos; la Parte de la Fortuna en su signo, refuerza sus esfuerzos de estos últimos meses sirviéndoles una buena oportunidad e iluminando su camino. Tauro disfruta de una relación motivadora.

Luna nueva de agosto pero también luna nueva de oro, si aceptamos su luz y su brillo incandescente no será en vano. Entonces sacaremos todo lo bueno de ella: la generosidad, el altruismo, la inteligencia iluminada, la fuerza y también el rechazo a que la oscuridad descienda sobre nuestro mundo.

Luna Nueva 10 de julio de 2021

Una doble conjunción ambienta la luna nueva de este mes de julio de 2021: por un lado el sol y la luna en el signo de Cáncer y por otro Marte y Venus en Leo. Estos dos dúos se enfrentan cada uno a un problema de peso: Saturno para uno, Plutón para el otro. Así, la política, la alta administración se enfrentan a la juventud, la cultura, el tiempo libre, la vida social, los diferentes actores tienen dificultades para encontrar compromisos y cohabitar. Mientras que algunos prevén un borrón y cuenta nueva de todo lo que se ha dicho o hecho hasta ahora, otros insisten en la necesidad de moderación ante los problemas siempre presentes. Este principio de verano puede estar sujeto a disturbios, a la inquietud de las multitudes y, aunque Júpiter en Piscis proporciona cierta flexibilidad en las reglas, si los científicos de alto nivel aportan soluciones, el hecho es que el terreno común es un terreno resbaladizo. Al final, los astros nos ofrecen una salida: la media de oro, para felicitarnos por lo permitido y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

Así pues, la atención se centra en la política interior, la legislación, las principales líneas de comunicación, pero también el comercio exterior, las relaciones diplomáticas y la imagen del país. También se destacan los estudiantes y la educación en la enseñanza superior: el objetivo es encontrar propuestas adecuadas y aceptables para el próximo curso, ante cuestiones que llevan varios meses dando vueltas. Afortunadamente, se fomenta la buena voluntad y las propuestas constructivas para el futuro. Por otro lado, es posible que tengamos que esperar que las instituciones académicas den marcha atrás. Reversiones de situaciones o "revisiones", las recomendaciones controvertidas se refieren a determinados ámbitos: sanitario, financiero, social, pero quizás también a los ministerios...

La presencia de Plutón, que "ilumina" la luna nueva con sus rayos púrpura, parece hacerla previsible; el pueblo está directamente en el centro del asunto. Sin embargo, los aspectos planetarios no están desprovistos de energía positiva, sino todo lo contrario. El entorno de la luna en Cáncer aporta bienestar, un modo de vida suave y serenidad, pero otros planetas provocan bloqueos que no dejan total libertad de expresión a los deseos y necesidades que a veces se reprimen. En general, habrá que subirse a la ola de la innovación sin olvidar las lecciones del pasado; la adaptabilidad de esta nueva luna ofrece un clima que puede resultar enojoso si no se aprovechan sobre la marcha las oportunidades de comunicación antes de la aplicación.

La mayoría de los nativos se verán inmersos en un ambiente general de esperanza, ligereza y novedad, pero no podrán lograr una satisfacción completa. Sentirse atascado en sus expectativas obliga a los Leo a procrastinar en el plano sentimental, pero tienen cierta facilidad para alcanzar sus objetivos en el plano material: el éxito, el logro profesional, la realización inmobiliaria. El fin de una situación o una forma de rebelión lleva a los nativos de Cáncer a reorientar sus fuerzas. Esta transformación se produce más bien bajo el sello del secreto, a veces de una acción invisible que luego atrae la renovación. Capricornio exige acciones concretas, nada les desestabiliza: ¡ni siquiera el miedo! Pero habrá que aportarles muchas pruebas para que vuelvan a confiar.

La obligación de afrontar la realidad será un factor de evolución para Acuario. Una reorganización o un cambio de dirección les permitirá empezar con buen pie. ¡Los nativos de Piscis saben cómo recuperar una apuesta que les paga en grande! Los nativos de Aries se centran en su vida emocional y quieren mantener el control. Menos motivado pero no desanimado, Tauro acepta los acontecimientos tal y como se presentan y encuentra la manera de aprovecharlos. Una propuesta inesperada puede hacerles reflexionar. La llegada o el regreso de un hijo o de un ser querido, o una relación olvidada que resurge da energía a Géminis. En cualquier caso, es un momento de perfecta felicidad o de pura energía que les hace mucho bien.

La presencia de Mercurio en Géminis sirve a los intereses de los nativos de Virgo: olvidan sus ideas fijas y se dejan llevar por el solo placer de los encuentros y las pequeñas cosas de la vida. "Lujo, calma y voluptuosidad" es su lema, nada obliga ya a los Libra a pasar con fuerza por cuestiones que ya no les interesan. El verano se les ofrece, pretenden disfrutarlo sin hacerse preguntas metafísicas. La fuerza de Plutón en Capricornio comienza a desvanecerse pero sigue siendo poderosa, los nativos de Escorpio persisten y siguen haciendo lo que mejor saben: transformar el plomo en oro. Sagitario florece bajo los rayos lunares y los aspectos que provienen del signo de Leo: la vida familiar, los amores, los hijos, se realizan bajo el impulso de la novedad, como buenos mutables se adaptan a cualquier velocidad.
Abramos la puerta a esta luna nueva, está en el umbral de nuestra vida y sólo pide iluminarnos con su fuerza envolvente y mágica.

El signo de Cáncer toca las esferas íntimas: el hogar, la familia, el refugio protector. Será bueno redescubrir nuestras raíces, reconectar con nuestros valores esenciales, nuestra historia, nuestro "clan". La necesidad de tranquilizarse frente a prerrogativas externas que no siempre son muy conciliadoras. El signo de Cáncer es también el de la reacción epidérmica, de la limitación forzada, se trata de integrar, de aceptar, de encontrar el justo equilibrio. Este es el programa inflexible pero evolutivo de la luna nueva contemplativa de julio.

Luna nueva 10 de junio de 2021

El trígono de Saturno en la triple conjunción sol/luna/mercurio marca el tono de la Luna Nueva de este mes. Fuertemente estructurante, el aspecto que conecta los planetas en los signos de Aire: Géminis y Acuario da la orientación de la lectura celeste; ambos signos comprometen los valores humanos y la comunicación, por lo que las cuestiones de organización social: células, clanes, "tribus" (en el sentido de ser tributario), están en el centro de las preocupaciones. Será cuestión de ponerse en contacto, considerar las cosas en su conjunto y evaluar las necesidades para hacer evolucionar todo lo que se necesita para avanzar. De esta manera, las familias estarán en primera línea: parientes intelectuales o de sangre. Será cuestión de ver cómo la gente, en conjunto, buscará asegurarse y apoyarse mutuamente. El eje Géminis/Sagitario implica la circulación, la información, pero también los desplazamientos geográficos.

La Luna Nueva, que sigue activa en los sectores del hogar y la vida social, subraya las expectativas con respecto a estos diferentes temas. La necesidad de libertad, de recuperar el contacto, de devolver el sentido a los lazos y relaciones humanas, se destaca con insistencia. Se tratará entonces de superar, o incluso sublimar, todos los retrasos, ausencias y citas perdidas de los que el destino es el único responsable. Un enfoque guiado por la filosofía inherente al signo de Sagitario puede fomentar la resistencia pero, aunque la necesidad de movimiento e independencia sigue siendo muy fuerte, el recuerdo de las cadenas y las reglas es un poco difícil de borrar. Esta Luna Nueva se presenta como una terapia colectiva. ¡Ciertamente abundará en el sentido de que los humanos sufrirán de falta de aire, probablemente soplando un poco más de viento fresco y ligero sin abrir todas las puertas!

¿Quién tomará el mayor aliento de oxígeno? Un poco todos los nativos en la realidad, e incluso si se establecen los límites habrá algunas latitudes para explorar. Los signos de Aire (Géminis, Acuario y Libra) no se libran de las reglas, pero las acomodarán. Ellos son quizás los que mejor viven las restricciones. De hecho, si se les ha pasado algo por alto en los últimos meses, conocen las causas y han integrado perfectamente sus errores, saben cómo recrear sus espacios libres en cualquier lugar. Los nativos de Acuario tienen los medios para revisar sus objetivos o establecer otros nuevos. Algunos de ellos cambian totalmente su proyecto, su ángulo de enfoque o sus perspectivas bajo el empuje de Urano que -desde Tauro- los incita a convertirse en ellos mismos y a afirmar sus elecciones. El hogar, los niños, están en el centro de las preocupaciones de Libra, la familia puede crecer o una evolución está en progreso. Es posible que se necesite orientación, asesoramiento o estímulo. Los nativos de Géminis se deshacen totalmente de los últimos prejuicios o escrúpulos que aún podían contenerlos. Tomando las cosas muy seriamente pero manteniendo su originalidad logran superar los obstáculos.

La presencia de Urano en Tauro sacude las ideas preconcebidas, resultando para los signos de la Tierra (Tauro, Virgo y Capricornio) nuevas expectativas o giros felices. Es en la organización de su vida cotidiana o en sus ambiciones donde se situarán sus objetivos. Los Tauro en particular aprenden a temporizar en el momento adecuado. Así pueden evitar una negativa y revertir una situación algo delicada. Los nativos de Virgo reciben ayuda o información providencial, lo que les permite poner sus preocupaciones en suspenso o incluso resolver un problema que se ha venido repitiendo a lo largo de estos últimos meses. La capacidad de observación de los Capricornios les hace empezar mal: señalando
pertinentemente sus activos, refutan los argumentos contrarios y pueden imponer su punto de vista. Una buena dosis de suerte les ayuda a alcanzar su objetivo o a hacer avanzar un proyecto.

Si están bien inspirados, los signos del Agua (Cáncer, Escorpio y Piscis) dominan un debate o una disputa que les parece inútil. Los Piscis en prioridad , ante una discusión estéril, optan por aislarse en su burbuja o estar temporalmente ausentes. La mayor sagacidad que luego muestran, les permite proponer soluciones orientadas a la equidad. Desde un punto de vista planetario, su creciente encanto y generosidad son las armas elegidas por los nativos de Cáncer. Avanzan con serenidad frente a la adversidad y no dejan que ningún ataque los impresione. Debemos enfrentar lo obvio: tienen éxito donde otros antes que ellos habían fallado miserablemente y anotan puntos. Rechazando entrar en un túnel sin fin, los Escorpiones dejaron ir en lugar de quemar su energía innecesariamente. En esto tienen toda la razón; de hecho, este período de Luna Nueva les da la oportunidad de actuar de acuerdo a su más profunda voluntad o de cumplir un deseo. No lo dejan pasar.

Los signos de fuego (Aries, Leo y Sagitario) tocan el reloj. Especialmente los nativos de Leo que siempre se enfrentan a la presencia de Saturno en Acuario sienten el tiempo como una restricción adicional. Nada parece ir lo suficientemente rápido para ellos, pero la conjunción sol/luna en Géminis, que podría empujarlos a la precipitación, es así controlada en su beneficio. Los resultados futuros estarán a la altura de sus expectativas. Los Aries se dejan llevar un poco por una pregunta de amor o un encuentro, ganarán manteniendo la cabeza fría y midiendo plenamente las consecuencias de su compromiso o una decisión. Sin renunciar completamente a su placer, pueden posponer una elección impulsiva.

La Luna Nueva de junio es suave y cálida en estos primeros días de verano, parece prometernos "montañas y maravillas". Redescubrir el gusto por el juego, los buenos momentos, la alegría de comunicarse y de vivir juntos plenamente mientras se disfruta de la vida: todas estas necesidades inherentes a nuestra pobre condición humana. La presencia de las estrellas en el eje Géminis/Sagitario evoca la juventud, los viajes, la celebración y la vida despreocupada. Esperemos que nuestros sueños se hagan realidad.

Definición de la Luna Nueva:

El trígono de Saturno en la triple conjunción sol/luna/mercurio marca el tono de la Luna Nueva de este mes. Fuertemente estructurante, el aspecto que conecta los planetas en los signos de Aire: Géminis y Acuario da la orientación de la lectura celeste; ambos signos comprometen los valores humanos y la comunicación, por lo que las cuestiones de organización social: células, clanes, "tribus" (en el sentido de ser tributario), están en el centro de las preocupaciones. Será cuestión de ponerse en contacto, considerar las cosas en su conjunto y evaluar las necesidades para hacer evolucionar todo lo que se necesita para avanzar. De esta manera, las familias estarán en primera línea: parientes intelectuales o de sangre. Será cuestión de ver cómo la gente, en conjunto, buscará asegurarse y apoyarse mutuamente. El eje Géminis/Sagitario implica la circulación, la información, pero también los desplazamientos geográficos.

La Luna Nueva, que sigue activa en los sectores del hogar y la vida social, subraya las expectativas con respecto a estos diferentes temas. La necesidad de libertad, de recuperar el contacto, de devolver el sentido a los lazos y relaciones humanas, se destaca con insistencia. Se tratará entonces de superar, o incluso sublimar, todos los retrasos, ausencias y citas perdidas de los que el destino es el único responsable. Un enfoque guiado por la filosofía inherente al signo de Sagitario puede fomentar la resistencia pero, aunque la necesidad de movimiento e independencia sigue siendo muy fuerte, el recuerdo de las cadenas y las reglas es un poco difícil de borrar. Esta Luna Nueva se presenta como una terapia colectiva. ¡Ciertamente abundará en el sentido de que los humanos sufrirán de falta de aire, probablemente soplando un poco más de viento fresco y ligero sin abrir todas las puertas!

¿Quién tomará el mayor aliento de oxígeno? Un poco todos los nativos en la realidad, e incluso si se establecen los límites habrá algunas latitudes para explorar. Los signos de Aire (Géminis, Acuario y Libra) no se libran de las reglas, pero las acomodarán. Ellos son quizás los que mejor viven las restricciones. De hecho, si se les ha pasado algo por alto en los últimos meses, conocen las causas y han integrado perfectamente sus errores, saben cómo recrear sus espacios libres en cualquier lugar. Los nativos de Acuario tienen los medios para revisar sus objetivos o establecer otros nuevos. Algunos de ellos cambian totalmente su proyecto, su ángulo de enfoque o sus perspectivas bajo el empuje de Urano que -desde Tauro- los incita a convertirse en ellos mismos y a afirmar sus elecciones. El hogar, los niños, están en el centro de las preocupaciones de Libra, la familia puede crecer o una evolución está en progreso. Es posible que se necesite orientación, asesoramiento o estímulo. Los nativos de Géminis se deshacen totalmente de los últimos prejuicios o escrúpulos que aún podían contenerlos. Tomando las cosas muy seriamente pero manteniendo su originalidad logran superar los obstáculos.

La presencia de Urano en Tauro sacude las ideas preconcebidas, resultando para los signos de la Tierra (Tauro, Virgo y Capricornio) nuevas expectativas o giros felices. Es en la organización de su vida cotidiana o en sus ambiciones donde se situarán sus objetivos. Los Tauro en particular aprenden a temporizar en el momento adecuado. Así pueden evitar una negativa y revertir una situación algo delicada. Los nativos de Virgo reciben ayuda o información providencial, lo que les permite poner sus preocupaciones en suspenso o incluso resolver un problema que se ha venido repitiendo a lo largo de estos últimos meses. La capacidad de observación de los Capricornios les hace empezar mal: señalando
pertinentemente sus activos, refutan los argumentos contrarios y pueden imponer su punto de vista. Una buena dosis de suerte les ayuda a alcanzar su objetivo o a hacer avanzar un proyecto.

Si están bien inspirados, los signos del Agua (Cáncer, Escorpio y Piscis) dominan un debate o una disputa que les parece inútil. Los Piscis en prioridad , ante una discusión estéril, optan por aislarse en su burbuja o estar temporalmente ausentes. La mayor sagacidad que luego muestran, les permite proponer soluciones orientadas a la equidad. Desde un punto de vista planetario, su creciente encanto y generosidad son las armas elegidas por los nativos de Cáncer. Avanzan con serenidad frente a la adversidad y no dejan que ningún ataque los impresione. Debemos enfrentar lo obvio: tienen éxito donde otros antes que ellos habían fallado miserablemente y anotan puntos. Rechazando entrar en un túnel sin fin, los Escorpiones dejaron ir en lugar de quemar su energía innecesariamente. En esto tienen toda la razón; de hecho, este período de Luna Nueva les da la oportunidad de actuar de acuerdo a su más profunda voluntad o de cumplir un deseo. No lo dejan pasar.

Los signos de fuego (Aries, Leo y Sagitario) tocan el reloj. Especialmente los nativos de Leo que siempre se enfrentan a la presencia de Saturno en Acuario sienten el tiempo como una restricción adicional. Nada parece ir lo suficientemente rápido para ellos, pero la conjunción sol/luna en Géminis, que podría empujarlos a la precipitación, es así controlada en su beneficio. Los resultados futuros estarán a la altura de sus expectativas. Los Aries se dejan llevar un poco por una pregunta de amor o un encuentro, ganarán manteniendo la cabeza fría y midiendo plenamente las consecuencias de su compromiso o una decisión. Sin renunciar completamente a su placer, pueden posponer una elección impulsiva.

La Luna Nueva de junio es suave y cálida en estos primeros días de verano, parece prometernos "montañas y maravillas". Redescubrir el gusto por el juego, los buenos momentos, la alegría de comunicarse y de vivir juntos plenamente mientras se disfruta de la vida: todas estas necesidades inherentes a nuestra pobre condición humana. La presencia de las estrellas en el eje Géminis/Sagitario evoca la juventud, los viajes, la celebración y la vida despreocupada. Esperemos que nuestros sueños se hagan realidad.

Enhorabuena

Tu registro ha sido exitoso, gracias por la confianza. Pronto recibirás tu horóscopo diario directamente en tu bandeja de entrada.

Cerrar

Error...

Esta dirección de correo electrónico no es válida o ya está registrada en nuestro sistema.

Cerrar

Efectos de la Luna Llena del 19 de noviembre de 2021

El calendario de la luna nueva en 2021

Influencia de los Planetas en astrología

Calendario e influencias de la Luna Llena en 2022